| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Stop wasting time looking for files and revisions. Connect your Gmail, DriveDropbox, and Slack accounts and in less than 2 minutes, Dokkio will automatically organize all your file attachments. Learn more and claim your free account.

View
 

la gestapo educativa

This version was saved 8 years, 2 months ago View current version     Page history
Saved by Anna
on September 18, 2012 at 7:51:21 pm
 

Cual la gestapo aparecen en nuestras casas los agentes del orden, una vez son los servicios sociales, otra los asistentes de los inspectores de educación, nos dejan notas amenazantes, nos citan en la fiscalía de menores, nos amenazan con quitarnos a los hijos. Si les abrimos la puerta nos interrogan como les parezca, ponen mala cara ante una cama familiar, ante un niño mamando, nos hacen preguntas personales que incluso violan derechos constitucionales. Y estamos en sus manos, y dependemos de sus opiniones personales y casi de su historia personal. Alguna vez interrogan amistosamente a algún vecino o portero del edificio. No solo es legal, también es obligatorio delatar a cualquiera que haya decidido no escolarizar a sus hijos.

 

Entiendo que el miedo puede quitarnos las fuerzas y nos bloquee la razón pero recordadlo: "el precio que hay que pagar por la libertad disminuye cuando crece la demanda". (Lec)

 

 

 

Llegamos a un punto en el que ya el autoritarismo del adulto está tan expandido que casi ni nos paramos a pensar en ello. Y llegan las sentencias como la de Anarosa, que mientras la absuelven del delito de abandono, subrayan que el niño no está socializado pues no obedece las órdenes y hasta pretende que su actividad académica sea de su elección.

Y no se nos ponen los pelos de punta.

Varios adultos desconocidos (entre ellos un juez de menores, un fiscal de menores y un  perito judicial ) acorralan a un niño de 9 años, le instruyen sobre su obligación de decir la verdad y le interrogan buen rato sin presencia de ningún testigo, sin su madre, sin su abogado. Sabemos que allí es muy importante que el niño no sepa cuanto es 6x8 que no tiene tele en casa y que nadie le enseñó a escribir con minúsculas. No podemos saber en que términos le hablan ni cuales son las preguntas que le hacen exactamente, pero el resumen de sus declaraciones se lo leen y se lo hacen firmar, lo que el niño hace y su firma figura como un testimonio de sus problemas de aprendizaje, con letras mayúsculas, con sus adornos habituales el niño firma: DAVIDE.

Y no nos recorre el escalofrío la espalda.

 

Y no se nos llena el alma de lágrimas hasta que pensamos en que nuestros propios hijos tuvieran que ser sometidos a tal crueldad, tal falta de respeto, como estar separado de los suyos en situación de riesgo. No quiero imaginar la cantidad de hormonas  de estrés que han circulado por su cuerpo en aquel día, pero la verdad es que Davide no quiere hablar del tema. Pero yo conozco a este niño, es un chico estupendo, trabamos amistad en un momento, es atento, amistoso, abierto, amable y eso solo empezando con la A.

 

Y luego leemos en la prensa titulares como: “Valencia estudia también cobrar una cantidad 'simbólica' por comer de 'tupper' en el colegio. Sería para pagar los monitores que vigilan a los menores durante la comida”

 

Sí, los monitores que vigilan a los niños!

Y no se nos ponen los pelos de punta

 

Ya sabemos que en cosas de niños todo está hecho al revés, y se necesitaría una revolución para cambiarlo, lo que no puede ser que los pocos padres complacientes nos veamos obligados por ley a ejercer de opresores de nuestros hijos. Y todo eso además con el cuento de protegerlos y defender sus derechos. Todos hablan de sus derechos, nadie habla de sus necesidades. Y así se permiten decir que el niño está aislado cuando no saben absolutamente nada de el, no sabrían reconocerlo por la calle, no se hacen la idea de como es, que es lo que le gusta, le motiva, le divierte, le da miedo. Actúan como si se tratara de objetos, no de una persona.

 

¿y cuales son estas necesidades no cubiertas de los niños?

¿Quién puede saber eso?

¿acaso no son ellos mismos quienes mejor saben cuales son sus necesidades?

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.