| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Finally, you can manage your Google Docs, uploads, and email attachments (plus Dropbox and Slack files) in one convenient place. Claim a free account, and in less than 2 minutes, Dokkio (from the makers of PBworks) can automatically organize your content for you.

View
 

medios, fines e intenciones

Page history last edited by topito 8 years, 7 months ago

 

No es sólo eso de que todo fin vale lo que valen sus medios, como dijera Gandhi, que no hay camino a la paz, la paz es el camino, sino que en asuntos entre humanos no debiera haber medios, sólo fines. Esto ya lo había intuido Kant mucho antes, el reino de los fines. No trates jamás al ser humano, ni en los otros ni en tu persona, como un medio, sino siempre como un fin en sí mismos; esta fue una de las primeras formulaciones del imperativo categórico, ya que el tartarín de koenisberg había descubierto que cualquier acto interesado (medio para alcanzar un fin) no podía ser jamás un acto moral, pues no podía ser un acto libre. La capacidad de ser medios, es propia de los objetos que desaparecen en su propia funcionalidad, manipulabilidad. Lo propio de los sujetos, determinar fines. Tratar a un sujeto como objeto es negarle la libertad de los fines, la autonomía, pero también es perderla uno mismo, transformando mi autonomía en dependencia, algo que también se explicará de otro modo en la dialéctica del amo y del esclavo de Hegel. Es curioso que según Kant, sólo un acto libre, realizado como fin en sí mismo, desinteresado, pueda considerarse un acto moral, ético, y por lo tanto verdaderamente humano, y que a la vez algo nos resulte bello al considerarlo como fin en sí mismo, desprovisto de la funcionalidad que lo haría desaparecer como medio. Parece que el bien y la belleza no casan con los medios, ¿le pasará lo mismo a la verdad y por lo tanto al conocimiento?

 

Una pequeña reflexión sobre la intencionalidad educativa teniendo en consideración lo antes expuesto merece el famoso caso de Hildegarda, la vigen roja, esa niña, que antes de alcanzar la mayoría de edad era reconocida experta mundial en muy diversos temas (entre ellos la represión de la sexualidad femenina) y que se carteaba con las mayores eminencias del mundo entero. La historia es - para quien no la conozca - que su madre Aurora, había concebido un plan antes de concebir una hija, y el plan era precisamente concebir una hija, que educada siguiendo los más progresistas, vanguardistas y científicos métodos educativos, se convertiría en un genio que lideraría a este país a una era de paz progreso y razón. Una vez concebido el plan meticulosamente, tuvo una hija, Hildegarda. Los resultados avalan la eficacia de aquellos métodos, pues Hildegarda era una jóven flor que tenía fascinada a toda la intelectualidad nacional y extranjera. A los 18 años, después de varios intentos fracasados de emanciparse de su madre que amenazaba con quitarse la vida, hildegarda le dijo a su madre que se marchaba al extranjero a vivir su vida, a vivir todas esas cosas de las que había escrito, y que lo haría por la mañana. Esa noche aurora disparó en la cabeza a su hija mientras dormía. Era suya, ella la había creado y la arrogancia de quien se cree un dios no conoce límites. Lo cierto es que Hildegarda no tenía ninguna oportunidad, no sólo había nacido muerta, la habían matado antes de concebirla. Yo, cuando me entran intenciones educativas - podemos hacer de este chico alguien de provecho - pienso en la virgen roja y en Aurora... y se me pasan.

 

 

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.