| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Stop wasting time looking for files and revisions. Connect your Gmail, DriveDropbox, and Slack accounts and in less than 2 minutes, Dokkio will automatically organize all your file attachments. Learn more and claim your free account.

View
 

el pelo rojo, un fundamento

Page history last edited by topito 8 years ago

 

Cuando se ve un niño o una niña de veras - y no la idea adulta proyectada sobre ellos - suceden cosas insólitas e insospechadas, y los mismos cimientos de la civilización se tambalean; eso le sucedió a Chesterton, católico, conservador, que tras escribir un opúsculo analizando "Qué va mal en el mundo" lo concluye con unos impactantes párrafos nacidos de la visión de una chiquilla; la locura de Chesterton tras ver a esa niña es la siguiente;

 

Hace no demasiado tiempo determinados doctores y otras personas a las que la ley moderna
permite mandar sobre sus menos afortunados conciudadanos, emitieron un decreto por el cual a
toda niña se le debería rapar el pelo. Me refiero, por supuesto, a toda niña cuyos padres fueran
pobres. Se dan muchos hábitos poco saludables entre las niñas ricas, pero pasará mucho tiempo
antes de que algún doctor intervenga contundentemente. Bien, la razón para esta particular
intervención era la siguiente: que a los pobres se les hunde desde arriba en tales submundos de
miseria, tan pestilentes y asfixiantes, que a la gente pobre no se le puede permitir tener pelo,
porque en su caso eso significa tener piojos. En consecuencia los doctores proponen abolir el pelo.
Parece no habérseles ocurrido en ningún momento abolir los piojos. Sin embargo esto podría
hacerse.
Cuando una tiranía crápula arroja a la gente a la suciedad de modo que hasta su mismo pelo es
sucio, el curso científico está claro. Resultaría largo y laborioso cortar las cabezas de los tiranos, es
más sencillo cortar el pelo a los esclavos. De la misma manera, si se diese el caso de que algún niño
pobre, gritando de dolor de muelas, molestase con sus llantos a cualquier maestro de escuela o
algún elegante caballero, resultaría fácil sacarles los dientes a los pobres; si sus uñas estuviesen
manifiestamente sucias, sus uñas podrían ser arrancadas; si se suenan las narices indecentemente,
sus narices podrían ser cortadas. La apariencia de nuestros humildes conciudadanos podría ser
impresionantemente simplificada antes de acabar con ellos. Pero todo esto no es ni una pizca más
salvaje que el brutal hecho de que un doctor puede entrar en la casa de un hombre libre, cuya hija
puede tener los cabellos tan limpios como flores de primavera, y ordenarle cortárselos.
Bien, toda la parábola y sentido de esto es la siguiente: afirmar que debemos recomenzar todo de
nuevo, y recomenzar por el otro extremo. Yo comienzo con el cabello de una chiquilla. Eso es algo
que sé que es bueno al margen de todo. Sea lo que sea malo, el orgullo de una madre buena por la
belleza de su hija es bueno. Es una de esas ternuras adamantinas que son el fundamento de toda
era y cultura. Si otras cosas están contra ella, otras cosas deberán perecer. Si los propietarios, y las
leyes y las ciencias están contra ella, los propietarios, las leyes y las ciencias deben perecer. Con el
rojo cabello de una golfilla del arrollo voy a prender fuego toda la sociedad moderna. Porque una
niña debería poder tener el cabello largo, tendría que tener el cabello limpio; porque debería tener
limpio el cabello, no tendría que tener un hogar miserable, porque no debería tener un hogar
miserable, tendría que tener una madre libre y despreocupada; porque debería tener una madre
libre y despreocupada, no tendría que tener un casero usurero; porque no debería haber
propietarios usureros, la propiedad tendría que ser redistribuida; porque la propiedad debería ser
redistribuida, tendrá que haber una revolución. Esa pequeña golfilla a la que acabo de ver pasar
por mi casa, no será alterada, mutilada, retorcida; su pelo no será rapado como el de un convicto;
no, todos los reinos de la tierra serán desbrozados y mutilados para servirle a ella; ella es la imagen
sagrada y humana; a su alrededor todo el andamiaje social debe tambalearse y desmembrarse y
caer; los pilares de la sociedad se sacudirán y los viejos techos de las eras se desmoronarán sin que
un sólo cabello de su cabeza sea dañado.


G. K. Chesterton. Fragmento final de “What's wrong with the world?” versión española de Jabato
Orozco.

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.